Un proyecto de AIN y Oleofat culmina con una patente que usa nanotecnología y biotecnología para revalorizar residuos grasos industriales de origen vegetal de manera más eficaz

En el marco del proyecto Oleoenzygly, financiado por el Gobierno de Navarra y fondos Feder, y gracias a la biotecnología y nanotecnología, la empresa de Tudela ha desarrollado una nueva estrategia de economía circular, basada en un bioproceso industrial más sostenible: Glicerólisis Enzimática.

 

El trabajo conjunto del centro tecnológico AIN, Asociación de la Industria Navarra, y la empresa tudelana Oleofat, dedicada a la gestión y tratamiento de residuos oleicos, ha culminado con la consecución de una nueva patente por la que, a través de un nuevo procedimiento, se puede reciclar y reutilizar una enzima, una proteína producida por las células, que permite valorizar los residuos grasos de origen vegetal procedentes de procesos de refino químico de aceites de manera más sostenible. En el contexto de la economía circular, los productos resultantes de estos residuos grasos serán aplicables en la industria química, cosmética, farmacéutica o alimentaria. Esta patente ha sido obtenida en el marco del proyecto Oleoenzygly, cofinanciado por el Gobierno de Navarra, fondos FEDER y desarrollado entre 2017 y 2019. La patente se ha resuelto de manera satisfactoria después de un proceso de dos años de validación y examen de innovación.

El uso de nanotecnología y biotecnología industrial ha permitido que la recuperación de los residuos grasos se realice de una manera mucho más eficaz, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.  “Los procesos empleados hasta ahora para revalorizar estos residuos eran excesivamente agresivos con la materia prima: requerían de elevadas temperaturas y presiones lo que conllevaban un alto coste energético e impacto medioambiental”, explica la doctora Laura Sánchez, directora de I+D de Oleofat. Alejandro V. Martínez, doctor en química orgánica, investigador del área de materiales avanzados de AIN y responsable de este proyecto, señala que esta innovación es de vital importancia en esta industria. “Con esta nueva tecnología, se posibilita la recuperación, reciclaje y reutilización de nuestros biocatalizadores: las enzimas. Además, la glicerólisis enzimática abarata los costes de proceso y aumenta la rentabilidad de la valorización de los residuos grasos vegetales”.

Fruto de la relación entre el centro tecnológico y la empresa con sede en la Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT) es el desarrollo de nueva estrategia industrial por parte de Oleofat, que contribuye a la mejora de la economía circular industrial en Navarra. Además, Oleofat, ha aumentado su portfolio de productos, se han aumentado las capacidades de I+D de ambas instituciones y se han creado nuevos puestos de trabajo.

 

 
 

2021 © AIN Asociación de la Industria Navarra

Esta empresa ha recibido una ayuda del Gobierno de Navarra en virtud de la convocatoria de 2021 de «Fomento de la Empresa Digital de Navarra»

Logotipo DGIPYME Logotipo AEI CLUSTER Logotipo fEDER